¿Cuál es el futuro del Pozo Santa Amelia?

Hace un par de meses se publicó en la prensa regional el proyecto para la instalación de una planta de tratamiento de residuos en el Pozo Santa Amelia de Reocín. En su momento no publiqué la noticia porque esperaba que a lo largo de los siguientes días o semanas se explicara en qué consistía exactamente ese proyecto y, sobre todo, qué repercusión podía tener sobre ese histórico y excepcional elemento del patrimonio industrial de Cantabria.

El paso del tiempo ha hecho que me fuera olvidando del tema hasta que ayer en los corrilllos posteriores a la presentación del libro de Mario Iglesias sobre la historia minera de Reocín volviera a recordar el tema. Para actualizar mis conocimientos, he hecho algunas pesquisas en Internet y sorprendentemente he comprobado que no se ha publicado más sobre el asunto, si bien supongo que las empresas implicadas seguirán interesadas y estarán trabajando en ello (según parece, en la sombra).

Por tanto, y en vista de la escasa información recopilada, parece pertinente en este momento hacer algunas reflexiones sobre el asunto.

En primer lugar, en cuanto al emplazamiento de esta planta de tratamiento de residuos siempre se indica que será el Pozo Santa Amelia, no ambiguamente el espacio minero de Reocín; por tanto parece evidente que se ubicará en, o junto, a esta joya del patrimonio. Es decir, el pozo deberá convivir (en el mejor de los casos) junto a un gran depósito de residuos, no peligrosos según nos dicen, pero que ocupará “una superficie aproximada de 3.000 metros cuadrados, de los cuales la mitad se destinará a la unidad de recepción, el foso de recepción e higienización de lodos, y la zona de maduración. Los otros 1.500 metros cuadrados se destinarán a las cuatro parcelas experimentales”. Parece que la intención es que el Pozo Santa Amelia se convierta en un inmenso vertedero, por lo que cualquier proyecto de recuperación de la vieja mina como un espacio interpretativo de la actividad quedaría herido de muerte.

Porque ese es el segundo asunto: el olvidado proyecto de convertir el Pozo Santa Amelia en un centro de interpretación de la minería del zinc de Cantabria. Sabemos que en 2003, cuando cerró la mina, había interés por parte del Gobierno Regional, básicamente por el entonces consejero de Medio Ambiente José Ortega Valcárcel, en que este proyecto cristalizara. Sin embargo al poco tiempo se concatenaron varias circunstancias que contribuyeron a que este interesante proyecto quedara en el olvido, como la salida del consejero de la política regional o la crisis financiera que redujo a mínimos las inversiones en cultura y patrimonio. Así, han pasado los años y elementos del pozo se van deteriorando, perdiendo o vandalizando, por lo que cada vez se ve más lejano el día en que Cantabria pueda contar con un museo o centro de interpretación de la minería acorde a su sobresaliente historia.

Os dejo con un par de noticias sobre el proyecto de la planta de tratamiento de residuos aparecidos en la prensa regional a finales de noviembre del año pasado. Como comprobaréis muy asépticas y la única respuesta política que he encontrado en Internet: la reacción que tuvo Izquierda Unida de Torrelavega sobre este proyecto, en la que se incide sobre todo en el interés que en su momento tuvieron todos los partidos políticos regionales en establecer un museo minero en el pozo. Para ilustrar esta somera reflexión incluyo una imagen del interior de la casa de máquinas de 2010 en la que se muestra el deterioro con unas ridículas pintadas o los efectos de la “acción defecadora” de las aves que habitan en su interior.

Pozo Santa Amelia. Sala de máquinas. Interior (9)

http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/reocin-albergara-proyecto-20171127171143-nt.html

Cantabria convertirá lodos y residuos en fertilizantes agrícolas

Pilar Chato y AGENCIAS Santander Lunes, 27 noviembre 2017, 18:12

El pozo Santa Amelia, situado en el municipio de Reocín, va a acoger un proyecto experimental de tratamiento de residuos no peligrosos, en el que colaboran el Gobierno de Cantabria y cinco empresas de la región con una inversión de 112.000 euros. Se trata de una iniciativa de I+D+i que se va a desarrollar en una parcela de 3.000 metros cuadrados propiedad de las empresa públicas MARE y Sodercán. Se procesarán los lodos que produce MARE, las arenas de Solvay y las cenizas del Grupo Álvarez y se rentabilizarán como sustratos y fertilizantes de uso agrícola y forestal para la recuperación de espacios degradados.

El proyecto contempla el proceso de esos residuos con los productos químicos suministrados por las empresas promotoras (Depuran, Valora y Tecnosolos Galaicos), que, según ha precisado Díaz Tezanos, aportan en torno a 100.000 euros del presupuesto de esta actuación, incluidos gastos como los de acondicionamiento de parcelas, preparación de sustratos, fertilizantes y analíticas.

La vicepresidenta ha aludido a las «cantidades muy importantes» de lodos de Mare que es necesario gestionar sometiéndolas a determinados tratamientos. El actual modelo de gestión tiene como opción preferente la aplicación directa en suelos agrícolas de comunidades limítrofes que tienen un déficit importante de materia orgánica en sus suelos.

En 2016 se generaron en Cantabria 16.438 toneladas de lodos (en 2018 estima que se llegará a las 21.314), con un gasto de la gestión de los lodos que supuso un coste anual de 628.000 euros, de los cuales aproximadamente 428.000 correspondieron al traslado a otras comunidades y 129.000 al tratamiento.

La parcela destinada a este proyecto, ubicada donde estaba el pozo de 300 metros construido en las minas de Reocín en 1936, se dividirá en dos partes. Una de 1.500 metros cuadrados que albergará la unidad de recepción de residuos, el foso de higienización y la zona de maduración. Otra de similar superficie estará destinada a las parcelas experimentales -4 de 250 metros cuadrados- en las que se van a ensayar los distintos sustratos.

Las necesidades de residuos requeridos, según ha añadido Díaz Tezanos, van a ser de unas 600 toneladas que se van a emplear tanto para la preparación de la preparación de los sustratos como para explorar la vía de elaboración de fertilizantes.

https://www.cantabria.es/web/comunicados/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_DETALLE/16413/5299648

Gobierno y sector industrial cántabro se unen para convertir residuos en fertilizantes y sustratos de uso agrícola y forestal

Eva Díaz Tezanos ha firmado el convenio de colaboración con Solvay España, Biomasa Cantabria, Depuram, Grupo Valora y Tecnosolos para poner en marcha este proyecto en una parcela de Reocín con una inversión de 112.000 euros

Santander  27.11.2017

El Gobierno de Cantabria, a través de MARE, y las industrias Solvay España y Biomasa Cantabria se han unido para transformar los residuos no peligrosos que generan en fertilizantes y en sustratos para uso agrícola y forestal. Además, también se emplearán para la recuperación de espacios degradados.

La UTE Depuram Valora, formada por Depuram, Grupo Valora y Tecnosolos, llevará a cabo el tratamiento de esos residuos para que se puedan reintegrar en el círculo económico como recursos, dando un paso de gran importancia en la aplicación de la Economía Circular en Cantabria por la que apuesta el Ejecutivo regional.

La vicepresidenta del Gobierno de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, ha firmado esta mañana con las cinco empresas el convenio que posibilita la puesta en marcha de este proyecto que además es un ejemplo de colaboración público-privada y de aplicación de la investigación y el desarrollo a la autosuficiencia en la gestión de los residuos.

“El presente y el futuro de los servicios públicos medioambientales pasa por consolidar un modelo de gestión basado en la eficacia y la calidad respecto al reciclado y valorarización de los residuos, integrándoles dentro del circulo económico como recursos”, ha señalado la vicepresidenta.

Según Díaz Tezanos, este proyecto nace para “dar respuesta a una preocupación que tenemos todos y es avanzar hacia la autosuficiencia de la gestión de los residuos”. “Dar respuesta a un problema que tenemos las empresas de Cantabria y también MARE con sus lodos y con este proyecto lo estamos haciendo”, ha añadido.

El objetivo de este proyecto es elaborar fertilizantes y sustratos a partir de los residuos no peligrosos generados por MARE (los lodos de las depuradoras), Solvay (arenas) y Biomasa Cantabria (cenizas) y someterlas a un procesamiento con los productos químicos aportados por las empresas Depuram, Valora y Tecnosolos Galaicos.

Esta iniciativa se llevará a cabo en el Pozo de Santa Amelia, en Reocín, unos terrenos que son propiedad de MARE y de SODERCAN, y albergarán tanto la unidad de recepción de residuos sólidos como las parcelas experimentales en las que se ensayarán los distintos sustratos.

En total, se utilizará una superficie aproximada de 3.000 metros cuadrados, de los cuales la mitad se destinará a la unidad de recepción, el foso de recepción e higienización de lodos, y la zona de maduración. Los otros 1.500 metros cuadrados se destinarán a las cuatro parcelas experimentales.

El Gobierno y las empresas prevén que en unos 18 meses se podrá completar el proyecto en el que se van a invertir 112.000 euros, de los cuales casi 100.000 lo aportan las empresas promotoras Depuram, Grupo Valora y Tecnosolos.

Hasta ahora los lodos generados en las depuradoras de Cantabria, que en 2016 ascendieron a 16.438 toneladas y para 2018 se prevé que podrían alcanzar las 21.314 toneladas, se sometían sobre todo a la valorización mediante la aplicación directa a suelos agrícolas en comunidades autónomas colindantes y que tienen un déficit importante de materia orgánica en sus suelos.

La gestión de los lodos de las estaciones depuradoras de aguas residuales de Cantabria supone un coste anual de 628.246 euros, de los cuales más de 428.000 euros se destinan al transporte a las comunidades autónomas próximas y el resto al tratamiento de los lodos. “Todo esto nos ha llevado a plantear este proyecto novedoso y viable tanto técnica como económicamente”, ha afirmado la vicepresidenta.

 “El objetivo último del proyecto es demostrar la viabilidad en nuestra Comunidad Autónoma de un modelo de tratamiento y gestión de los residuos para la obtención de sustratos de cultivo y también productos fertilizantes que nos permita avanzar en la plena autosuficiencia”, ha explicado Díaz Tezanos.

Cuatro enfoques de importancia trascendental

La vicepresidenta ha destacado que este proyecto se integra en la visión de los residuos como recursos. Una perspectiva “plenamente asumida” por la Consejería de Medio Ambiente, según ha señalado, y que es uno de los pilares de la estrategia que las autoridades europeas definen como Economía Circular “y que este Gobierno ha hecho suya desde el primer momento”.

Además, ha destacado la importancia de esta iniciativa en la recuperación de espacios degradados “mediante una acción mejoradora de tierras naturales para hacer frente también al cambio climático” y en el impulso a la colaboración público- privada, “algunos de cuyos máximos referentes se encuentran en este convenio”. También ha subrayado su vertiente como aplicación del I+D para avanzar en la autosuficiencia en la gestión de residuos, facilitando el proceso de reciclaje, valorización y gestión inteligente de los mismos.

El director general de Solvay España, Jorge Oliveira, ha asegurado que los residuos “son productos que aún no han encontrado solución y es nuestra obligación encontrar soluciones”. Además, ha asegurado que para Solvay es una responsabilidad el trabajar con terceros del mundo empresarial y administrativo y ha valorado los resultados cuando se unen varias empresas “con la misma voluntad de encontrar soluciones”.

José Ramón Álvarez, administrador de Biomasa Cantabria, ha recordado que la compañía ya mantiene vías de colaboración con el Gobierno en estas materias, como es el caso del proyecto de recogida de plásticos agrícolas, y ha destacado la importancia de la Economía Circular “que hay que utilizarse cada día más”

Carlos Piedra, en representación de la UTE Depuram Valora, ha reconocido que “aunque se habla mucho de Economía Circular, no son tantos los proyectos que se llevan a cabo” y ha agradecido al Gobierno de Cantabria su visión de futuro.

http://www.iucantabria.org/iu-torrelavega-considera-erroneo-ubicar-la-planta-de-transformacion-de-residuos-en-el-pozo-santa-amelia/

Izquierda Unida de Torrelavega ha mostrado su “estupefacción” por el anuncio del Gobierno regional de instalar una planta de transformación de residuos no peligrosos en el Pozo Santa Amelia –antiguas minas de Reocín, “incumpliendo” sus promesas pasadas de destinar dicho lugar a rendir homenaje a los mineros que durante tantos años trabajaron en la zona, a través de un museo “que nunca ha llegado”.

Así, recuerdan que tras el cierre de la explotación minera en 2003, “el PP manifestó su intención de usar dichas instalaciones para la construcción del museo minero, algo que fue secundado por el bipartito PRC-PSOE, quienes destinaron un millón de euros para la realización del proyecto “hoy inexistente”.

Desde la formación quieren dejar claro que ambos proyectos, la planta de tratamiento de residuos y el museo, son “compatibles y deseables”, pero para ello dicha planta debería ocupar otro lugar.

En este sentido, lamentan “el abandono que desde MARE han hecho de dichas instalaciones” y ponen como ejemplo el deterioro del caballete, pieza única, ya que al igual que la Torre Eiffel, fue construido con remaches, o el de las naves adjuntas, donde se observa el hundimiento de sus tejados.

Como alternativa, IU considera que una buena ubicación sería las antiguas instalaciones de la planta de lodos, que originalmente se concibió como de purines, “y que a los pocos años cerró con una deuda aproximada de 34 millones de euros, de nuevo por la ineficaz gestión del bipartito”.

“Resulta curioso que nos encontremos con dos tipos de abandono, el de las instalaciones mineras y el de la investigación en Cantabria, por una falta de voluntad política y visión de conjunto para la comarca del Besaya y para toda la región”, señalan.

“La apuesta por el I+D+i de este proyecto experimental es deseable siempre que se haga en los términos adecuados y con una línea coherente, más teniendo en cuenta que Cantabria está 30 puntos por debajo de la media nacional en inversión en I+D+I y casi 60 por debajo de la media de la Unión Europea”, sentencian.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s