El potencial turístico del patrimonio minero de Castro Urdiales

Un resumen de la entrevista que me hizo el departamento de prensa de la Universidad de Cantabria con motivo de la conferencia que dí en Castro Urdiales la semana pasada.

Uno de los cargaderos del Ferrocarril Castro-Traslaviña en la ensenada de Urdiales

Uno de los cargaderos del Ferrocarril Castro-Traslaviña en la ensenada de Urdiales

http://www.asturias24.es/secciones/economia/noticias/cantabria-explora-el-turismo-de-mina/1436445904

El profesor del Departamento de Geografía, Urbanismo y Ordenación del Territorio de la Universidad de Cantabria (UC) Gerardo Cueto Alonso ha apostado por la creación de un Centro de Interpretación de la Minería para potenciar el turismo en Castro Urdiales. Cueto explicó que en Europa hay varios ejemplos de casos de éxito en la revitalización turística a través de este patrimonio, como las minas de sal de Wieliczka (Polonia), el Museo de Bochum (Alemania) o la mina de Leward (Francia). En España, los más visitados son el Parque Minero de Riotinto y el Museo de la Minería de Asturias.

El profesor ha elaborado una conferencia dentro de los cursos de verano de la Universidad de Cantabria relacionada con este tema. En concreto, el título de su charla es El potencial turístico del patrimonio minero de Castro Urdiales. Cueto cree que el patrimonio minero está “poco valorado en general”. “Castro Urdiales es un municipio que ha crecido extraordinariamente en los últimos años y buena parte de la población seguramente desconoce su historia minera”, matiza.

En este sentido, el patrimonio minero en Castro Urdiales tiene su origen “en el último cuarto del siglo XIX, cuando la industria siderúrgica europea, sobre todo la británica, demandaba grandes volúmenes de mineral de hierro para sus altos hornos. El municipio disponía de unas ricas minas de hierro con la ventaja de su cercanía a la costa, lo que reducía el precio del transporte. Tras la I Guerra Mundial la demanda de hierro disminuyó y la mayor parte del mineral extraído en Castro Urdiales se destinó a Altos Hornos de Vizcaya”. “Como suele ocurrir con este tipo de patrimonio, tras el cierre de las minas se produjo un acelerado proceso de deterioro, con episodios de vandalismo y expolio. Actualmente solo se conserva uno de los varios cargaderos que hubo en su costa, el de Dícido, que tiene la consideración de Bien de Interés Cultural y fue incluido en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial”, explica.

Anuncios

2 comentarios en “El potencial turístico del patrimonio minero de Castro Urdiales

  1. El turismo minero y por extensión el industrial, podría encuadrarse también en lo que se podria llamar “turismo identitario”. En este nicho encontramos mucha gente que desea conocer los rasgos de la cultura o la identidad de una determinada region, o comarca, bien por que es la propia o buscando los rasgos de otras. Este tipo de turismo tiene un mercado nada despreciable: Cantabria, el País Vasco están llenos de casas rurales a los que acude gente a conocer estar en contacto con elementos etnográficos autóctonos. Pero ¿por qué esto no se dirige a los elementos industriales y mineros?. Yo creo que esto tiene un origen muy concreto en nuestra historia reciente. A la muerte de Franco, existe un auge reivindicativo de las identidades nacionales o regionales, esto lleva a construír estereotipos culturales, y en concreto, se acude a los elementos rurales y pesqueros y en general a elementos anteriores a la revolución industrial. Es como si la industria y la minería hubierna venido a “contaminar” el bucólico edén primitivo. Así, si se pregunta en Vizcaya (que es lo que yo conozco) que es la esencia de lo vasco, muy poca gente te hablará de las minas o de los altos hornos. Te hablarán del baserri, de los pescadores…. Creo que en Cantabria pasa parecido. La minería, como seña identitaria en la comarca de Castro contradice especialmente estos tópicos porque unifica el oriente cántabró y el occidente vizcaíno (esto no era nada nuevo y no vino sino a reforzar los paralelismos culturales entre las Encartaciones y el oriente cántabro). Otro handicap es más general y es el rechazo a la industria y la tecnología tras un periodo de desarrollismo que acaba en una crisis (como si las actividades tradicionales no consistiesen en tecnologías y no hubieran transformado el paisaje). En resumen, tarea difícil, pero no imposible. Esperemos que las mismas instituciones que crearon estos estereotipos durante décadas asuman la variedad cultural y reconozcan el verdadero valor. Y, para finalizar, agradecerle la charla que sin duda contribuirá a cambiar esa percepción de estos elementos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s