CastroVerde organiza una marcha popular a las minas de Dícido y el antiguo poblado de Campoezquerra

De nuevo CastroVerde plantea una iniciativa relacionada con el rico patrimonio minero castreño, en este caso una marcha popular a las minas de Dicido. Esperemos que el tiempo acompañe a los excursionistas.

mapa

Itinerario de la marcha. Fuente:http://castrourdialesverde.wordpress.com

http://castrourdialesverde.wordpress.com/2012/12/20/castroverde-organiza-una-marcha-popular-a-las-minas-de-dicido-y-el-antiguo-poblado-de-campoezquerra/

La formación CastroVerde ha organizado para este domingo, 23 de diciembre, una marcha popular a las minas del monte Dícido y las ruinas del antiguo poblado de Campoezquerra. La iniciativa, que se enmarca dentro del programa ‘CastroVerde en marcha’ partirá a las 10.30 horas del polideportivo Anita de Mioño, desde donde se dirigirá hacia la cota 100.

Allí se mostrarán los vestigios de las instalaciones mineras que se ubicaban en esa zona, como talleres, oficinas, lavaderos de mineral o almacenes, y donde actualmente se encuentra instalado un depósito de contenedores de mercancías portuarias recientemente denunciado por el partido verde, al carecer de licencia de actividad y situarse en una zona calificada de protección ecológica en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Desde este lugar la ruta continuará su ascensión hasta la cota 230, donde nuevamente aparecen restos de la actividad minera allí desarrollada hasta la década de los 60, como talleres de carpintería para la construcción y reparación de vagonetas, la fragua o el polvorín.

Tras afrontar el último repecho de la ruta se accederá a la corta de El Pocillo, también conocida como “las Calizas o las Caleras”, una explotación a cielo abierto que formaba parte de la mina Anita, y que ha dejado una enorme oquedad en las faldas del pico Aro. En esta vaguada, de aproximadamente 15 hectáreas de superficie y hasta 200 metros de profundidad, es donde la empresa Hidrocaleras planea la instalación de un embalse de agua de mar para alimentar la central hidroeléctrica reversible, cuyo anteproyecto ha sido recientemente presentado al Ayuntamiento y a la Junta Vecinal de Mioño.

Bordeando el pocillo por una zona llana de pastos se llegará al antiguo poblado minero de Campoezquerra, donde ya sólo quedan ruinas de unas 20 casas como recuerdo de la intensa actividad minera que allí tuvo lugar en la primera mitad del siglo XX.

En esta zona que deja atrás la árida deforestación de las explotaciones mineras, se hará un breve descanso para reponer fuerzas y disfrutar de una pequeña mancha de arbolado autóctono (laurel, avellano, fresno) junto con algún árbol ornamental como plátanos de sombra, antes de iniciar el descenso por una pista forestal que conduce a la pedanía de Lusa, para continuar hasta el punto de salida por la vía verde de Traslaviña.

Patrimonio histórico minero

El coto minero del Dícido se componía de 24 explotaciones, siendo la mina Anita la de mayor cuantía, seguida de otras menores como las minas Guillermo, Menuda y Actividad.

En 1880 esta mina fue adquirida por Hollway Brothers de Londres, pero fue a partir  de 1883 cuando The Dicido Iron Ore Company Limited comenzó su explotación, hasta que en 1921 fue comprada por Altos Hornos de Vizcaya que en 1968 fusionó todas sus empresas mineras en la sociedad AGRUMINSA, explotando los yacimientos de Dícido hasta su definitiva clausura en el año 1986.La extracción se realizó a cielo abierto hasta 1950, cuando el sistema de explotación pasó a ser fundamentalmente subterráneo.

Las minas de Dícido contaron con distintos sistemas de transporte para llevar el mineral hasta la zona de embarque, siendo el primero un tranvía aéreo que partía de la mina Anita y depositaba el mineral en un depósito ubicado en la carretera de Santander a Bilbao y en la propia ensenada de Dícido, y posteriormente un ferrocarril de cadena flotante, de los que ya no quedan vestigios.

Poco después de finalizar la construcción del ferrocarril de cadena flotante, se inició la construcción en esta ensenada de un muelle o espigón, donde atracaban los barcos para su carga y descarga. El nuevo muelle fue abierto al tráfico de vagonetas en la primavera de 1886, y ocho años después fue destruido por un fuerte temporal. A partir de entonces el embarque se realizó mediante el sistema de cargaderos de estructura metálica en cantilever, del que aun se conserva en pie el último, construido en 1937, severamente deteriorado a pesar de haber sido declarado Bien de Interés Cultural en 1994.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s