Tras cinco días de estancia en Cantabria, la AMCTAIC regresa a Barcelona

En la tarde del martes la AMCTAIC dio por concluido su viaje a la Cantabria Industrial y los 26 socios que estuvieron en nuestra región durante el puente de Todos los Santos regresaron a Cataluña. Durante este tiempo pudieron visitar algunos de los más sobresalientes elementos del patrimonio industrial cántabro.

Como ya nos referimos a la primera jornada, pasamos directamente a la del sábado 29 de octubre, que estuvo dedicada por entero al Valle del Nansa. La visita matinal a la cueva de El Soplao permitió conjugar el pasado minero de la cavidad con las atractivas formas geológicos que alberga. Por la tarde, tras dar cuenta de un buen cocido montañés. el grupo se acercó a la Ferrería de Cades, donde asistió a la demostración del funcionamiento de este establecimiento protoindustrial.

Acceso ferroviario a la cueva de El Soplao

La jornada dominical se inició con la visita al Centro de Interpretación El Camino de las Harinas de Pesquera. Tras un recorrido por el Valle del Besaya viendo algunas de las fábricas que jugaron un destacado papel en la industrialización de Cantabria, la expedición recaló en la mina de Reocín, donde pudieron apreciar la magnitud de la gran corta y la elegancia del pozo Santa Amelia. En las últimas horas de la tarde se dejó a un lado nuestro patrimonio industrial, para visitar algunos de los magníficos edificios modernistas de Comillas.

Maquinaria del Centro de Interpretación El Camino de las Harinas

El lunes fue un día eminentemente minero, por cuanto durante la mañana el grupo recorrió el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, recordando la antigua explotación minera a cielo abierto, y la tarde se dedicó a un pueblo con un notable pasado minero, Astillero. Aquí, tras acceder al cargadero de Orconera, los visitantes realizaron un corto paseo por el antiguo ferrocarril de la compañía, lo que les permitió conocer algunas viviendas obreras, las chimeneas de La Cantábrica o la casi centenaria subcentral de Electra de Viesgo.

Sub-central de Electra de Viesgo en Astillero

El día de Todos los Santos el grupo visitó dos centros de interpretación de carácter industrial antes de llegar al aeropuerto de Bilbao y tomar un vuelo con destino a la ciudad condal. Por la mañana, tras un breve recorrido por el recinto de la antigua fábrica de artillería de La Cavada, visitó su museo, en donde gracias a sus maquetas y audiovisuales pudo apreciar la importancia que esta real fábrica tuvo en el pasado de la región. A primera hora de la tarde, la visita al Molino de Santa Olaja cerraba la estancia de la Asociación en Cantabria.

Arco de Carlos III, una de las entradas al recinto de la Real Fábrica de Artillería de La Cavada

En definitiva, han sido cinco días bastante intensos, con una apretada programación, diseñada por el autor de este blog, en la que se ha intentado mostrar un parte de nuestro patrimonio industrial, probablemente uno de sus grandes desconocidos; sirva como ejemplo que en uno de los más importantes equipamientos turísticos de Cantabria, como es el Parque de Cabárceno, se pasa de puntillas sobre el pasado minero que generó tan singular paisaje. Esperamos que gracias a este viaje, nuestro amigos catalanes puedan dar a conocer en su tierra que Cantabria es algo más que los lugares clásicos, como Santillana, Altamira, Comillas o El Sardinero.

Anuncios

Un comentario en “Tras cinco días de estancia en Cantabria, la AMCTAIC regresa a Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s